Más que una simple tetera

La cocina es el corazón de los hogares. Es por eso que los objetos de cocina tienen un lugar especial en la vida de las personas. Entre todos los objetos de la casa, quizá sean estos los más funcionales de todos, en contacto constante con el usuario. Es por eso que no es de extrañarse que algunos de los objetos más icónicos del diseño sean provenientes de la cocina.


 Desde la creación de la cocina Frankfurt por la arquitecta Margarete Shutte-Lihotzky, el diseño y la cocina han estado unidos, creando objetos y espacios que hagan más práctica la tarea de preparar los alimentos. Más rápido, más limpio, más fácil… en general, más funcional. Pero entre todo el funcionalismo y eficiencia, siempre hay espacio para la un detalle divertido.

9f0a7e414c48f7d30d88099e53dd2a03fe75de47

 El ejemplo perfecto es la tetera 9093 de Michael Graves. Presentada en 1985 por la famosa firma italiana Alessi, la tetera es uno de los objetos más vendidos por la marca y quizá la tetera más vendida nivel mundial. Si bien el hábito de tomar té no es algo común en México, en países europeos, la preparación del té es algo de todos los días, haciendo de una tetera un objeto de suma importancia.

 La tetera 9093 es la fusión perfecta entre funcionalismo y personalidad. Por una parte es forma siguiendo a la función: Su forma de cono está pensada para hervir más rápidamente el agua, la forma y posición de su mango permite tomar de una forma cómoda y segura la tetera. Posee un lenguaje de color suman¡mente claro, en la versión original el mango es de color azul, mientras que la punta de la boquilla es de color rojo. La relación azul-frío y rojo-caliente, le dejan en claro al usuario cual es la parte segura de la tetera.

replacement-9093-bird-whistle-michael-graves-alessi-1

 Pero ¿qué hace a la 9093 una tetera tan especial? Es su componente emocional. Como nos enseña D. Norman en su libro El diseño emocional: “…el aspecto emocional del diseño puede acabar siendo mucho más decisivo en el éxito de un producto que sus elementos prácticos”. Y es que esta curiosa tetera tiene, al final de su boquilla, una pequeña tapa en forma de un pájaro. Cuando el agua empieza a hervir, unas aberturas en la tapa generan un chiflido, similar al de una ave. No es la gran ciencia, pero es un detalle que sorprende al usuario, una pequeña pieza de plástico que logra crear una experiencia totalmente diferente a la hora de preparar un simple té. Así el objeto funciona en todos los niveles: en el primer contacto, llama la atención del usuario, su usabilidad es óptima y logra ser un objeto que conservas, cuidas y presumes por toda tu vida.

Amor a primera vista y relación a largo plazo, la tetera 9093 es uno de esos objetos que logran trascender en la vida de las personas.

Por Ernesto Fernández

MichaelGraves1

 

 

Anuncios